Lo que Gobierno y Fiscalía no quieren que se sepa: 13 varones asesinados por mujeres en 2.016.

http://www.actuall.com/familia/lo-gobierno-fiscalia-no-quieren-se-sepa-13-varones-asesinados-mujeres-2016/

Según los dogmas de la Ideología de Género la violencia sólo tiene una víctima: la mujer, y un verdugo, el varón. Y si la realidad demuestra que también hay varones asesinados por mujeres, el Gobierno y la Fiscalía oculta el dato y asunto concluido.

En 2016 al menos 13 varones (adultos o menores) fueron asesinados por mujeres. Nadie habla de ello.
En 2016 al menos 13 varones (adultos o menores) fueron asesinados por mujeres. Nadie habla de ello.

“Los españoles tenemos claro de qué lado estamos. Del lado de las víctimas, de sus derechos y de su dignidad” ha escrito Mariano Rajoy en el Día Internacional de la Violencia de Género.

Los españoles desde luego que lo están, pero el Gobierno sólo está del lado de una parte de las víctimas: las mujeres. Porque no reconoce oficialmente a la otra parte: los hombres asesinados por mujeres.

Si el año pasado por estas fechas ignoró los 29 varones que perdieron la vida a manos de mujeres, en 2016 ignora los 13 que han corrido esa misma suerte. Menos que el año pasado, lo cual es positivo, pero para el Ministerio del Interior y la Fiscalía lo mismo da ocho que ochenta… no consta, no existen.

¿Por qué? ¿Es que no son tan víctimas como las mujeres?

La respuesta está en la ley de Violencia de Género (2004), impulsada por el Ministerio de Igualdad del Gobierno Zapatero, dirigido por Bibiana Aído.

El espíritu de la ley era hacer creer que la mujer es la gran víctima y el varón el gran culpable. Y que la violencia tiene género (de ahí el nombre explícito de la norma). ¿Qué pasa entonces si la realidad demuestra que ni la mujer es la gran víctima y el varón el gran culpable?…  se ocultan las cifras de varones asesinados y asunto concluido.

Eso es exactamente lo que ocurre en España. Tanto los Gobiernos de Zapatero como los de Rajoy ocultan los datos de violencia cuyo maltratador no sea un hombre y su víctima una mujer

Al ocultar las cifras de varones muertos, el mensaje que transmiten las estadísticas del Gobierno es que la violencia es exclusivamente machista

No ofrece datos sobre varones asesinados ni el Ministerio de Sanidad e Igualdad,  ni el de Interior, ni la Fiscalía… con lo cual no queda constancia oficial para la posteridad de que existe violencia feminista, con resultado de muerte. Y la percepción social que dejan esas estadísticas falseadas es que la violencia es exclusivamente machista.

Lo veremos con las cifras de este año 2016.

Han perdido la vida a manos de hombres 39 mujeres en lo que llevamos de año. Así consta en las estadísticas del Ministerio de Igualdad y Sanidad. Pero que a nadie no se le ocurra buscar la cifra de varones asesinados por mujeres en ese mismo Ministerio… porque perderá el tiempo.

¿Es que no ha habido ni un sólo muerto a manos de mujeres? Si nos regimos por las cifras del Gobierno no.

No tendremos otro remedio que acudir a los medios de comunicación para descubrir que sí los hay.

Desde enero han perdido la vida a manos de mujeres 13  hombres, el último de ellos fue hallado carbonizado en septiembre en Sevilla, víctima de un supuesto ajuste de cuentas.

Según la Policía, la mujer le ató de pies y manos, le torturó con tijeras (…) y unos alicates, ocultó el cadáver en un local y le prendió fuego para eliminar pruebas

Los detalles del crimen son espeluznantes. Según la Policía, la mujer le ató de pies y manos,  le torturó con tijeras, una cizalla, un martillo, un cuchillo jamonero y unos alicates, y ocultó el cadáver en un local, hasta que decidió prender fuego al recinto para eliminar las pruebas.

Pero historias como éstas no existen para el Gobierno ni para la Fiscalía General del Estado. Es como si jamás se hubieran producido.

La violencia del varón contra la mujer es especialmente execrable, una lacra con la que es preciso acabar. Estamos todos de acuerdo. Pero –aunque la cifra sea menor- no menos injusta es la violencia contra el varón… y lo más injusto de todo es que las autoridades traten de ocultarla.

Mariano Rajoy
Mariano Rajoy en su escaño del Congreso, durante el debate de investidura. (Fotografía: Juan Carlos Hidalgo / EFE)

¿No se ha enterado ni el Gobierno, presidido por Mariano Rajoy, ni el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso durante los primeros nueve meses de este año, ni tampoco la Fiscalía de la suerte corrida por esos varones?

Estos doce varones más el hombre carbonizado en Sevilla suman 13 asesinados. El problema es que ninguno de esos asesinatos tienen consideración de violencia de género y por lo tanto no constan.

Sumando bebes, niñas y mujeres a manos de otras mujeres, totalizan 30 muertes conocidas en prensa en lo que va de año. Y a esto habría que sumar otros 28 intentos de asesinatos y homicidios frustrados por mujeres.

Pero todo ello parece zona de sombra para las autoridades.

Violencia de género es sólo “aquella que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo” –según la Ley de Aído y Zapatero, que sigue aplicando Rajoy-.

A nadie debería extrañarle. Porque según la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, violencia de género es sólo “aquella que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”.

No se concibe la otra violencia, la violencia de la mujer hacia el hombre, y no hablamos sólo de la psicológica, que también, sino de la física: la prueba es la casi treintena de asesinatos de 2015; o los 13 que se han producido en los primeros diez meses de 2016.

No quiere esto decir que no exista violencia machista, y que la cifra de mujeres asesinada supere a la de hombres. En lo que llevamos de año 39, claramente superior a la de varones. Y es una triste e injusta realidad.

Lo que quiere decir es que -aunque menor en número- también hay una cifra apreciable de varones asesinados, pero las autoridades están empeñadas en ocultarla.

Igual que ocultan la cifra de niños asesinados. Desde 2009 no se da la cifra de infantes muertos en el ámbito de la familia o se dan únicamente de niños muertos por asesinato múltiple, es decir sólo los casos en los que también muere la madre (otra vez el género).

Los anuarios estadísticos del Ministerio del Interior no ofrecen datos de menores muertos, solo cifras de mayores de edad.

Según Genmad (Justicia y Violencia de Género) una media de 20 niños y niñas son asesinados al año por sus padres

La única forma de recabar datos sobre niños y ancianos asesinados por mujeres es recurrir a la prensa, ante la opacidad que sobre este asunto guarda el Ministerio del Interior y de la Fiscalía.

Según Genmad, asociación de Justicia y Violencia de Género, una media de 20 niños y niñas son asesinados al año por sus padres.

Pero tampoco ellos entran en la consideración de violencia de género y por lo tanto no existen como víctimas. Según la ideología de género, imperante en la agenda política -gobierne el PP o el PSOE- la violencia sólo tiene una víctima: la mujer, y un verdugo, el varón.